decorar una cómoda con chalk paint

Chalk paint es la pintura que vamos a utilizar para restaurar esta cómoda rescatada del cubo de la basura.
Una mañana cualquiera saqué a pasear a mi perra Yuca y allí la vi, junto al contenedor. Pensé: “madre mia, qué cosa más original, que pena que le falten los cajones” pero Yuca me miró con pinta de que a ella los muebles se la traen al fresco y seguí con el paseo. Desde lejos vi a un chico que conducía una furgoneta y se paró a mirarla, y pensé: alguien va a aprovecharla qué bien!! Pero a la vuelta la cómoda seguía en su sitio, mirándome acongojada… En casa de vez en cuando me asomaba a la ventana, para comprobar que allí estaba. Parecía apoyarse de una pata a otra al ver pasar a la gente mientras les decía “¡¡llévame!!”. Por la tarde me fui al gym con la esperanza de que alguien la recogiera. Y una hora después aún permanecía ahí poniendo ojitos de cordero degollao… Ya empecé a ponerme nerviosa, pero el caso es que era enorme y yo sola no podía llevármela, así que me dije, si cuando vuelva mi marido del trabajo nadie la ha cogido me la quedo…

Y bueno… aquí la tenemos, ¡que si no te quiere nadie ya te querré yo!.

comoda-chalk-paint-antes

Para decorar nuestra cómoda necesitamos:

Chalk paint de diferentes colores. Yo he usado tres, el “blanco sal”, el gris “new york”, y el color “casi negro” de La Pajarita.
Bloque lijador de grano medio y otro de grano fino.
Brocha o pincel suave.

Lo primero que hice fue quitar los herrajes de los antiguos cajones con un destornillador puesto que ya no van a hacer falta. Antes de pintar es necesario limpiar bien el mueble. Llena un pequeño cubo con agua, unas gotas de lavavajillas y un chorrito de amoniaco y usa una esponja o estropajo suave para eliminar polvo y suciedad. Seca bien con un paño limpio.

Como ya te expliqué cuando pintamos los faroles porta velas no necesitamos lijar antes de utilizar la chalk paint. Con una brocha suave aplicamos un par de manos de color blanco, dejando secar bien entre una y otra para conseguir un tono uniforme.

cómoda restaurada con chalk paint - paso 1

Levanta la cómoda del suelo con unos trozos de madera para llegar bien a las patas. Cuando tengamos lista la parte de color blanco limpiaremos bien con agua y jabón nuestro pincel y procedemos a pintar el sobre de color “casi negro“. Este color cubre mucho así que con una capa tenemos suficiente. Cuando seque daremos una capa encima de color gris.

cómoda restaurada con chalk paint

Pasamos a decapar la pieza. Con el bloque lijador retiramos parte de la pintura hasta sacar el color de debajo, y en algunas partes la madera original. Te recomiendo empezar con lija de grano fino para evitarte un susto, y si de esa manera no consigues el efecto deseado prueba con una lija de grano más agresivo.

Yo añadí en el sobre unos motivos y pinté la palabra “Antique” a mano alzada. Tú puedes usar una plantilla de estarcido o realizar un transfer para añadir alguna decoración si te apetece.

decapar comoda chalk paint

Ahora tenía que resolver el problema de los huecos en los laterales. La forma curvada de esta pieza crea estos huecos que en un mueble convencional no existirían. La manera más fácil de disimularlos es cubrirlos.

cómoda de madera pintada con chalk paint la pajarita

Utilizando unos recortes de machihembrado que tenía por casa hice unos paneles para cubrir esas zonas.

comoda chalk paint transformada

Con ayuda de unos listones, un poco de cola y unos clavos los coloqué en su lugar y los pinté del mismo color, para integrarlos con el resto de la cómoda.

chalk paint mueble

Para terminar nuestra transformación vamos a proteger nuestro trabajo con cera. Te recomiendo que sea una de calidad, se nota la diferencia aunque sea un poco más cara. Puedes aplicar la cera con un paño o una brocha suave. A mí me resulta más sencillo el uso de la brocha pero tú puedes hacerlo como te sea más cómodo. Ten en cuenta que la cera aporta un brillo satinado a la pieza, si no te gusta este tipo de acabado deberás utilizar un barniz mate en su lugar.

Cuando la cera esté seca debes lustrarla con un paño limpio que no suelte pelusa. El acabado es muy suave y pulido.

He aprovechado una cesta de dimensiones idénticas al espacio superior para improvisar un cajón. Creo que da un toque rústico y proporciona más capacidad de almacenaje.

Dicen que el blanco engorda… pero yo creo que nuestra cómoda luce más estilizada con este cambio de look realizado con chalk paint. Ya solo queda buscarle el hueco perfecto para disfrutar de su nueva imagen.

chalk- paint en cómoda recuperada

Te ha gustado la transformación que hemos realizado con chalk paint? Déjanos un comentario con tu opinión, graciasss!!

2 comentarios

  1. Julio Sánchez Ballesteros dice: Responder

    Precioso! Lo quiero para mi… 😉

    1. Adjudicado!

Comparte ideas, resuelve las dudas que este proyecto te haya ocasionado o deja simplemente tu opinión. Gracias